Saltar al contenido

¿Cuánto cuesta reformar una cocina?

Una reforma consiste en revitalizar un espacio de nuestro hogar explotando todas sus posibilidades. Una premisa que, aunque no exenta de ambición, busca tanto ensalzar la funcionalidad de un recinto como lo es la cocina, a la par que dar con una estética imperecedera y afín a nosotros mismos. En resumen, una inversión de futuro en toda regla. 

La fiebre de la reforma

Si existe un solo elemento que haya podido hacer balanza a favor de la pasada y dura cuarentena no es otro que el tiempo. Gracias a la prolongación del confinamiento, han sido muchas las personas que han visto en sus hogares una mina donde cavar para sacarles el mejor partido. Las redes sociales han atestiguado miles de familias que, a la par que evitando un gran dispendio de dinero con otro inmueble, han optado por las reformas domésticas para redefinir sus casas. Un lavado de cara, así como un plus en calidad y consecuente revaloración de la vivienda, que se ha extendido como la pólvora con gran acierto y, además, opciones de asequibilidad.

Si bien los jardines y patios de muchos particulares han sido objeto principal de esta fiebre de la reforma, las reformas cocinas han encontrado también una válvula de escape y canal de expresión indudablemente potente. Pero, aunque nadie ose dudar de la gran capacidad de los manitas caseros, acudir a profesionales con más de 25 años de experiencia como Accesible Reformas es siempre una opción inteligente. No sólo ya por su pericia en la labor, sino también por los múltiples consejos cuanto al sufrido presupuesto que son el elemento que más trae de cabeza los particulares. Y, por ello, con dignidad y coherencia, esbozando precios reales para reformas reales.

¿En qué consiste reformar una cocina?

Reformar ya no sólo una cocina, sino un inmueble por completo o cualquiera de sus habitáculos, es un proyecto que no sólo incide sobre la estética. Por supuesto, la apariencia juega un papel fundamental durante todo el proceso, dado que es lo primero que veremos al acceder a una habitación u otra, por consiguiente, afectando a nuestra percepción y encaje en el propio entorno doméstico. Sin embargo, esta es tan sólo la última de las etapas de un proceso cuya ambición radica no sólo en sacar partido a un espacio, sino también en reestructurar la funcionalidad del mismo. Dicho de otro modo: antes de la portada, debemos escribir el libro.

Como bien matiza Accesible Reformas, y además de otros puntos, el mobiliario de cocina puede suponer más del 30% del presupuesto total. Se trata de una búsqueda de materiales, a la par que bonitos, cuya resistencia debe ser capaz de soportar toda una vida de actividad en un espacio que nunca está exento de ella. Sin embargo, esto es tan sólo la guinda del pastel –un detalle que, por cierto, puede alcanzar los 4.000 euros. Además de esta parte final, el proceso debe pasar por toda clase de etapas que abarcan desde los revestimientos y pavimento —superando los 2.000 euros—hasta los más elementales trabajos de fontanería y electricidad.

Una inversión de futuro: ¿cuánto cuesta reformar la cocina?

Cuando se trata de reformas profesionales, ningún elemento puede quedar en el tintero. A pesar de que repercuta en mayor o en menor medida en nuestros bolsillos, reformar es una inversión a largo plazo. Abordando con más profundidad los costes de la obra, cabe decir que todo depende de la intensidad de la intervención en la vivienda, así como en los materiales empleados o si se trata de una reparación pequeña o de una gran envergadura. Teniendo en cuenta los abordajes más esenciales, la renovación de las instalaciones alcanza los 1.900 euros. Precio al que se acerca también la instalación de electrodomésticos, el fregadero y la grifería.

Por otra parte, otros elementos a tener en cuenta para nuestra reforma pasan también por intervenciones opcionales, como los falsos techos cuyo precio no llega a 500 euros. Y otras de mayor necesidad colateral con una inversión más cargada o menos, situando en este punto los apenas 400 euros del trabajo de carpintería en contraposición con los más de 2.000 euros que cuesta la encimera. Con un precio que también varía según los materiales escogidos, aunque el más popular sea la cerámica. Tras exponer todos los elementos sobre la mesa, sin orden de prioridades pero de igual necesidad, podría dilucidarse un presupuesto aproximado de 13.500 euros para reformar una cocina.

¿Vale la pena reformar mi cocina?

Para entender la razón de dicho precio, que puede parecer elevado para algunos bolsillos, basta con apreciar el valor y el trabajo realizados en la reforma. En primer lugar, se encuentran las tareas de diseño y la mano de obra. Cuyo objetivo radica, por la parte del diseño, en hallar no sólo la estética más afín a nuestra personalidad, sino en explotar la funcionalidad y la eficiencia de nuestra cocina en su propio espacio. Y, por la parte de la mano de obra, siempre bajo labor de expertos en el ámbito y sin tachar el esfuerzo de la misma, evitar sobrecostes en futuras reparaciones al haber perfeccionado y renovado las instalaciones y distribución de nuestra cocina.

No obstante, sí existen ciertos criterios a tener en cuenta antes de realizar una reforma además del plan de futuro. Como marca ejemplarmente Accesible Reformas, tratar de escoger acertadamente los materiales a trabajar, acordes tanto en lo imperecedero de su estilo como en lo duradero de su resistencia. Lo mismo en cuanto a la mano de obra y, por ende, los trabajadores que se contraten y que repercutirán en el resultado final. Pero, ante todo, pedir al menos 3 presupuestos del proyecto para encontrar dónde es más plausible invertir. Recordando siempre, y por el bien de nuestro bolsillo y entereza doméstica, que un precio más barato no siempre es sinónimo de calidad.