Saltar al contenido

Cartuchos de tinta originales VS compatibles

Cartuchos de tinta originales VS compatibles en cuantocuesta.info

Si se compara con otros productos, el precio de los cartuchos de tinta originales, es en extremo caro. En honor a la verdad, comprarse una impresora nueva sale más barato que comprar un par de cartuchos de tinta. Con razón los consumidores suelen preguntarse: ¿a qué se debe la diferencia en precio?

Aunque parezca una exageración, muchos coinciden en que el líquido de más valor en el mundo es la tinta de impresora. De hecho, es frecuente escuchar quejas relacionadas con este tema. Basta observar la cara de asombro que pone la mayoría cuando tiene que comprar un cartucho original.

Qué razones hay detrás del elevado precio de los cartuchos originales de tinta

Cuesta aceptar la enorme diferencia de precios que existe entre los cartuchos de tinta compatibles y los de tinta originales. Sin embargo, todo tiene su explicación.

No se debe a que los fabricantes de tintas originales para impresora se estén aprovechando de los consumidores, tampoco es una estrategia de mercado. Estas son algunas de las razones:

  • Precio de Marca. No es secreto que, en ocasiones, los productos de una marca sean caros por el nombre que los identifica. Por ejemplo, un cartucho de tinta es caro porque está fabricado por determinada marca de impresora. Y, aunque muchos usuarios consideren que los precios son exagerados o hasta injustos, lo original tiene su precio. Cuando no es posible pagar estos altos precios, lo mejor es optar por productos compatibles de calidad.
  • Experiencia y calidad de impresión. El nivel de exigencia que tienen muchos consumidores en cuanto a impresión, es alto. No se puede negar que los cartuchos originales ofrecen la mejor experiencia y calidad en este sentido. Cumplir con los requerimientos de superioridad en impresión, demanda de las marcas un alto nivel de fabricación. Todo esto se refleja en el precio final del cartucho.
  • Preparación Premium. El tóner y tinta que utilizan las impresoras de inyección de tinta, así como las impresoras láser, son de primera calidad. El precio está más relacionado con esta razón que con cualquier otra. La elaboración de alta calidad garantiza una impresión perfecta e impecable. La delicadeza que exige un documento impreso, indistintamente si es texto o imagen, se consigue al 100 % con un cartucho de tinta original. Por eso no extraña que muchos usuarios paguen con gusto el precio del producto. Les interesa más la experiencia que el valor.
  • Volumen de impresión eficiente. Esta es otra razón que justifica el precio elevado de los cartuchos originales. Por ejemplo, un cartucho de tinta HP garantiza hasta 34 puntos por encima en volumen de impresión que otras tintas compatibles. Además, la calidad de las impresiones de esta marca tiene una vida útil 50 veces mayor que las tintas recicladas.
  • Fiabilidad en la impresión. Los fabricantes de tintas originales aseguran que sus productos fallan solamente en un 1 % de los casos, en contraste con el 50 % de satisfacción de los cartuchos rellenados. Claro, estas son estimaciones de una sola marca en particular. A nivel microscópico, las gotas de una tinta original, se desplazan a 50 km/h durante el proceso de impresión, es decir, 36.000 veces cada segundo. Eso es una gran diferencia.

Estas son algunas de las razones principales que justifica el alto precio de los cartuchos originales de impresión. En efecto, el cliente paga por la inversión, la tecnología, la eficiencia y la calidad de las tintas de marca.

Y, aunque esta clase de tecnología resulta cara de desarrollar, el consumidor se decanta por la fiabilidad del producto y la reputación de la marca. A pesar de que un buen número de clientes están dispuestos a pagar elevados precios, no todos piensan igual.

Una gran cantidad de usuarios de impresoras prefieren las alternativas de bajo coste para satisfacer las necesidades de impresión. Entre ellas destacan los cartuchos compatibles, los reciclados, los kits de recarga, los sistemas continuos de tinta, etc. La decisión final es del cliente.